Medicina y duelo

“El testamento vital es la mejor prevención para el duelo”

Dos médicos bizkainos realizan sesiones formativas en centros de salud, con grupos vecinales y en centros sociales para agilizar la elaboración del documento de voluntades anticipadas. En Euskadi, hasta octubre de 2018, se contabilizaron 23.347 documentos registrados

"El testamento vital es la mejor prevención para el duelo"
gettyimages

Víctor Landa ha sido médico en Basauri durante más de 35 años. Junto a Jesús García, en activo en un ambulatorio de Sestao, lleva dos años y medio “agilizando por su cuenta” la realización del registro de las voluntades anticipadas, que considera “el mejor regalo que puedes dejar a tus seres queridos porque les ahorras un montón de problemas”. El también llamado testamento vital puede realizarse ya en los ambulatorios pero, a su juicio, aunque la idea es buena “el modelo que propone Osakidetza no es factible” partiendo del hecho de que los profesionales no conocen bien el documento y el modelo en sí es demasiado abierto. Actualmente (octubre 2018), el Registro Nacional de Voluntades anticipadas contabiliza 23.347 documentos de personas del País Vasco. Algo más de diez por cada 1.000 habitantes.

En estos dos años y medio, Landa y García han formado a sanitarios en 60 centros de Salud y han realizado encuentros convocados por colectivos culturales y asociaciones vecinales de Bizkaia. En una o dos sesiones han dado cuenta de que en el entorno del final de la vida “quedas sin capacidad de decidir y es importante dejar por escrito qué quieres o no quieres en esa situación”. En el documento que trasladan, además, incluyen la decisión sobre la eutanasia, en caso de que sea legalizada. En total, aproximadamente 2.000 personas les han escuchado (1.000 sanitarios) y 504 han firmado ya su documento, que para Victor Landa “es determinante”. A su juicio, alguien que se plantea el final de su vida “va amarrando cosas y evita dejar a la interpretación de los seres queridos sus propios deseos”, eliminando, así, problemas añadidos a la muerte y complicaciones en el duelo.

Según Landa, en las sesiones realizadas la mayoría de las asistentes son mujeres que rondan los 50 años. Considera que “debería incentivarse la realización de este documento en menores de 30 años” porque “la posibilidad de un accidente, un coma o un estado vegetativo está ahí y le puede pasar a cualquiera”. Cree Landa que es interesante pensar que nos vamos a morir aunque tengas 30 años porque esa perspectiva da un cambio a tu vida y a tus valores

 

Entrevista Los médicos hemos robado la muerte a la gente y tenemos que devolvérsela

Los niños y las niñas describen sus sentimientos ante una pérdida con una nitidez asombrosa

Presentaciones de los documentales: Remontando el vuelo y Compañeros de viaje, por Víctor Landa y Jesús Angel García.

15 marzo 2018
Se presentó el Documental “Remontando el vuelo” en el Aula de Cultura del Ayto. de Amurrio organizado por la Asistenta Social y el Centro de Salud de Osakidetza en Amurrio
Asistieron 17 personas de ellas 3 hombres y un niño de 8 años.
Hubo un coloquio muy participado durante una hora.

23 Abril de 2018
Organizado por la Asociación Cultural MUGABARIK (sin fronteras) en el Aula de cultura de Algorta (Ayto. de Getxo).
Se presentó el documental “Remontando el vuelo”. Asisten a la presentación unas 45 personas de edades diversas y entre ellas 8 hombres.
El coloquio duró casi una hora y en él participaron muchas personas con preguntas/aportaciones.

30 Abril de 201
En el curso: COMUNICACIÓN CON LA FAMILIA EN FASE FINAL DE VIDA Y DUELO
Dirigido a: Enfermeras y Auxiliares del Hospital de San Eloy (Bizkaia)
se trabajó con el documental “Compañeros de viaje” asistieron 17 mujeres. A este grupo antes de proyectar el documental y con idea de “centrarse en el tema” se le formuló la pregunta: ¿Qué cosas temes de la muerte?:
El miedo al dolor es el temor más importante, lo expresa un 77% (13) de ellas, el 61% (8) especifican su miedo al dolor físico, un 38% (5) se refieren al sufrimiento sin matices y un 31% (4) especifican su miedo a la angustia y la ansiedad.
Un 41% (7) refieren sus miedos relacionados con su entorno familiar con diferentes matices: “Ver sufrir a las personas que tengo alrededor, antes, durante y después de la muerte”; “Temo el dolor que pueda causar a mi gente querida”; “Tristeza para la familia”; “Los que quedan en vida”; “Todo lo que pueda perderme”. También aparece el miedo a “No poder despedirme de mis seres queridos”; “Que la muerte sea repentina. Prefiero dejar todo atado y tener tiempo de despedirme de todos”.
El 35% (6) dijo temer la soledad y el 23% (4) con diferentes matices refieren su miedo a la pérdida de autonomía: “No poder expresarme para pedir ayuda”; “No poder tomar decisiones”; “No estar en condiciones para decidir por mí misma si quiero seguir aguantando o no (eutanasia, sedación…)”; “La pérdida de autonomía en caso de enfermedad larga”.
Dos encuestadas manifiestan su miedo al “tránsito” y a la trascendencia: “Lo que me aterroriza es el cómo es el tránsito y lo que va a durar”; “El miedo a lo desconocido” y finalmente una encuestada manifiesta su falta de miedo a la muerte: “No tengo especial miedo a la mía”.

Día 2 de Mayo de 2018
Organizado por la Asociación de Mujeres Alalia de Rontegui
Se presentó el documental “Remontando el vuelo”. Asistieron 24 mujeres. Hubo un coloquio que se prolongó una hora y cuarto tras la proyección del documental, con numerosas preguntas y aportaciones de experiencias personales.