Qué queremos

La asociación Remontando el vuelo, nace con el objetivo de prestar asesoramiento y atención  psicosocial a personas al final de la vida y sus familias y en el proceso de duelo.
Trabajamos para que el final de la vida se viva como una etapa de oportunidad para la familia y el enfermo, facilitar la comunicación, mitigar el sufrimiento psicológico que se produce y acompañar cuidando al máximo esta etapa de la existencia que es posible vivir de una forma más consciente y plena.
Nuestra filosofía es que se puede elegir como vivir y también como morir cuando es posible
  • ¿Qué queremos hacer?

En base a tres ejes se centra nuestra actuación: social, salud mental y formación

 Prevención en salud mental

Entendemos nuestro trabajo como un recurso fundamental en prevención de salud mental.

De una parte, trabajar desde el ámbito comunitario en la fase previa a la muerte de una persona es hacer prevención en salud mental. El final de la vida deja una profunda huella en toda la familia y constituye uno de los temas que aparecen una y otra vez en la elaboración del duelo posterior al fallecimiento. La importancia del cuidado del enfermo y su familia en esta situación es crucial para que el cierre sea recordado con serenidad y que ello facilite una mejor elaboración del duelo. Entendemos además el final de la vida como un momento vital que puede constituir una oportunidad para todos los implicados.

Además, dentro de este marco se facilita información y asesoramiento sobre el final de la vida a los enfermos, a sus cuidadores y/o a sus familiares. La demanda en este sentido supera claramente a la respuesta que la Administración da a los afectados por esta situación.

Cuando este trabajo ha terminado nos encontramos con familias en duelo que en su mayor parte no tienen dónde acudir si alguno de sus miembros o todos presentan dificultades en el proceso de duelo.

En este sentido y, en consonancia con la fase previa al fallecimiento existe una falta importante de recursos disponibles por parte de la comunidad en general.

El trabajo con grupos de duelo en los barrios procura un espacio de cercanía en el que se tiene en cuenta las necesidades individuales del doliente, valorándose el tipo de pérdida, el tiempo transcurrido desde el fallecimiento y los factores que pueden agravar o complicar el proceso.

Los grupos de duelo tienen unas normas claras de funcionamiento en las que se respeta el proceso de cada miembro, se asegura la confidencialidad y se hace posible que el espacio de apoyo sea seguro y resulte efectivo.

En esta área venimos trabajando en

Grupos de duelo en Vallecas en un espacio propio

Acompañamiento al final de la vida a enfermos y sus familias por demanda de cualquiera de las partes afectadas.

Educativo/ Formativo

 Tanto de profesionales sanitarios como de otros profesionales, así como a la población en general.

Mediante los documentales tuvimos constancia de la necesidad de formación que nos reclaman desde diferentes colectivos por eso estamos desarrollando cursos formativos con estos temas. Los documentales son materiales psicoeducativos. Elaboramos cursos formativos adaptados a las personas y colectivos a quienes van dirigidos

Formación  sobre pérdidas y duelo en el contexto educativo en Madrid.

Necesidad

Las pérdidas y el duelo son procesos a los que nos enfrentamos en nuestras vidas y la forma de afrontarlos formará parte de nuestra historia vital, de nuestra biografía.

Las pérdidas son inevitables y las hay de muchos tipos. Tienen en común el proceso que ocurre después que llamamos duelo. El duelo es un proceso activo y lo que hagamos en ese proceso es importante para salir de él con nuevas habilidades y aprendizajes que ayuden en las futuras experiencias.

Los niños y adolescentes son los grandes excluidos en los procesos de duelo, especialmente cuando son pérdidas de seres queridos. Tanto profesores como padres y por supuesto los niños y adolescentes, se sienten indefensos y sin recursos ante pérdidas importantes.

El colegio de médicos de Bizcaia ha realizado una campaña de sensibilización sobre las pérdidas y el duelo, dirigida a los centros educativos de Bizcaia,

https://www.cmb.eus/campana-cmb-camino-duelo-2017.

En esa campaña Elsa Sierra, psicooncóloga y psicóloga escolar es una de las autoras del proyecto. Esta experiencia ha demostrado que hay una necesidad en el ámbito educativo de trabajar con esta temática tanto por parte del profesorado, como de las familias y el alumnado.

En base a estos resultados queremos realizar formación en el ámbito educativo en Madrid.

Social

Los Centros Madrid Salud (CMS)son centros municipales especializados en la promoción de la salud y en la prevención de las enfermedades y otros problemas de salud. Por lo tanto, su objetivo no es tratar la enfermedad (algo que ya hacen los centros de atención primaria o especializada), sino que se centran en prevenirla y en ayudar a las personas, los grupos y las comunidades a conseguir estilos y condiciones de vida saludables.

MEDIANTE:

  • La educación para la salud
  • El apoyo profesional para que las personas puedan cuidarse, cambiar los hábitos nocivos y disfrutar de su salud
  • La asesoría a los docentes y a los padres en el proceso educativo
  • El apoyo a las personas que se dedican al cuidado de enfermos crónicos y ancianos.
  • La promoción de la ayuda mutua, las alianzas entre organizaciones y colectivos, y la cohesión social para enfrentarse a los riesgos para la salud.
  • La adecuada derivación de aquellos problemas que deban ser atendidos en la red asistencial
  • El aporte de información sobre los efectos en la salud y la asesoría técnica a los agentes y las instituciones que toman decisiones en políticas públicas que tienen impacto sobre la salud.

Desde el plano social la prevención es un área que afecta a diferentes grupos de la población desde jóvenes a menores. Los problemas que se originan en la salud en muchos casos posteriormente derivan en problemas sociales que requieren de ayudas específicas y que se podían haber tratado desde la prevención.

La vivencia del duelo es una experiencia considerada común a todo ser humano y exige la actitud de “comenzar de nuevo”, de reorganización de lo cotidiano y renovación de la vida, de las relaciones, del presente. Requiere de un proceso de adaptación a la falta de una persona.

Y este proceso será diferente en cada uno/a teniendo presente cuestiones como el vínculo con la persona fallecida, la situación, las pérdidas anteriores, las creencias culturales, las condiciones materiales y económicas y las redes sociales que tengamos. Puede implicar toda una nueva manera de reorganización en la dinámica familiar, adquiriendo nuevos roles o diferentes posiciones dentro del mismo núcleo.

El duelo se ha manifestado a lo largo de las culturas y de la historia de modos diferentes. Hoy en día existe una presión social para “no sentir tristeza” y sentir ante todo prisa por pasar el duelo. Los sentimientos que provocan el duelo, unido a no ser previsible ni lineal, invitan a generar una inconformidad social con él

Ante todo esto, el acogimiento del trabajador/a social en estos momentos es una forma de comenzar a comprender la situación que se nos presenta. Los duelos son múltiples en la vida, y ante la necesidad de hacerlos frente el trabajador social será la puerta de entrada a esta nueva situación. Desde sus diferentes funciones ante la situación de duelo el trabajador/a social como profesional pondrá en marcha una de las herramientas fundamentales como es la escucha activa con el objetivo de poder comenzar a diseñar con el/la doliente los pasos que ira dando en ese camino llamado duelo.

Facilitar grupos, y atender individualmente a las personas que están pasando por un duelo son cuestiones que desde el área social pueden facilitar este momento.